La limpieza en residencias geriátricas

La limpieza en residencias y todo tipo de clínicas corresponde una actividad de suma importancia y delicadeza. Estos centros comparten necesidades especiales de limpieza debido al gran volumen de personas que residen o concurren sus espacios. Es vital tener en cuenta, que las personas que se encuentran en estos centros presentan necesidades especiales y, por lo tanto, se deben tomar medidas más complejas para mantener unas condiciones higiénicas adecuadas. 

Cuando hablamos concretamente de residencias, principalmente nos referimos a residencias geriátricas de personas mayores. Estos centros habitados por ancianos suponen zonas de alto riesgo por el delicado estado de salud de los residentes, por lo que se deben seguir protocolos especiales para asegurar unas condiciones óptimas para su salud. 

Resulta imprescindible mantener un alto nivel de limpieza y desinfección en todas y cada una de las áreas, especialmente en las zonas comunes. Para poder garantizar estas condiciones con total seguridad, bajo todo tipo de circunstancias, lo mejor es desarrollar y aplicar una correcta planificación de los procesos de limpieza de cada una de las áreas.

Claves de la limpieza en residencias

Cuando hablamos de limpieza en residencias geriátricas, debemos tener en cuenta el importante factor humano que se encuentra tras ello. Unas correctas condiciones higiénicas suponen una garantía básica para los residentes. Muchos de ellos son completamente dependientes del funcionamiento del centro, por lo que un ambiente óptimo y confortable supone una parte importante de su cuidado. 

Además del cuidado por parte del equipo del centro, el equipo encargado del servicio de limpieza debe cumplir estrictamente con los protocolos de desinfección establecidos para todas las áreas de la residencia. No basta con limpiar únicamente aquello visible, sino que se debe profundizar en desinfectar todo aquello que pueda suponer un riesgo para la salud, tanto de los residentes como de los trabajadores. 

Es de vital importancia que se tenga siempre presente que las personas de la tercera edad forman un grupo de alto riesgo a la hora de contraer enfermedades, y que el deterioro de sus facultades personales les impide, en muchas ocasiones, poder valerse por sí mismos en diferentes situaciones. Factores como los problemas de movilidad de las personas mayores, requieren que los procedimientos de limpieza se optimicen a las necesidades de cada persona. 

Frecuencia de los protocolos de limpieza

Las tareas de limpieza deben realizarse de forma periódica y controlada, para garantizar así que el estado de salud de los miembros de la residencia no corren peligro. Los protocolos de limpieza, dependiendo de las necesidades del centro, son los que indicarán la frecuencia de limpieza de cada área o elemento. Así por ejemplo, los lugares con un alto volumen de personas como podrían ser las zonas comunes o habitaciones, requerirán de una limpieza diaria, mientras que zonas como los baños o comedores deberán limpiarse varias veces al día para asegurar una correctas condiciones.   

Limpieza diaria

El servicio de limpieza diario implica cuidar principalmente de la limpieza y desinfección de habitaciones, comedores y zonas comunes. Por otro lado, los baños y la cocina, deberán limpiarse de dos a tres veces al día, puesto que suponen las zonas que pueden resultar en un mayor riesgo para los residentes. 

Como tareas diarias más específicas encontramos:

  • Realizar una correcta ventilación de las instalaciones, controlando no poner en peligro la salud de los residentes por culpa de corrientes o de la temperatura. 
  • Proceder a una limpieza de suelos para evitar la acumulación de polvo y bacterias. Esta práctica requiere realizarse mediante aspiración o humedecido, para evitar esparcir el polvo y que este quede en suspensión. De igual manera, se deberá controlar y advertir a los residentes del peligro de un posible suelo mojado. 
  • El servicio de lavandería deberá encargarse del cuidado de la ropa personal, así cómo cambiar sábanas y toallas con la frecuencia necesaria.
  • Control de la basura generada y mantenimiento de papeleras comunes o individuales de la residencia. 

Limpieza semanal

Las tareas de limpieza de ámbito semanal van destinadas principalmente a zonas de acumulación de suciedad que requieren de un proceso de desinfección más elaborado. El riesgo que supone el estado de las instalaciones para la salud de las personas mayores, provoca que la gran mayoría de las tareas se lleven a cabo diariamente, por lo que las tareas semanales son aquellas que no suponen un riesgo a corto plazo pero sí necesitan de un mayor tiempo para realizarse. 

Como tareas semanales encontramos:

  • Limpieza de ventanas, persianas y puertas del centro. 
  • Aspirado y lavado de alfombras, cojines, cortinas y zonas comunes de acumulación de polvo y gérmenes.
  • Limpieza y desinfección en profundidad de la cocina y todos sus elementos, incluyendo refrigeradores y todas las posibles áreas de almacenamiento de productos.
  • Controlar el estado de las duchas y zonas húmedas para mantenerlas en correcto estado y evitar la aparición de moho u hongos.

Limpieza mensual o superior

Dependiendo de las necesidades de la residencia, de forma mensual o superior se realizarán tareas de limpieza de zonas o elementos de difícil acceso o que requieran de un proceso de limpieza de larga duración. 

  • Limpiar en profundidad las posibles rejillas de ventilación de techo o paredes, así como comprobar el estado de los posibles filtros y de la maquinaria. 
  • Limpieza de los elementos de iluminación, así como de posibles sistemas de calefacción, radiadores o ventiladores de techo. Se deberá comprobar el estado de los sistemas de emergencia, como salidas, alarmas o luces para evitar problemas derivados de la acumulación de suciedad. 

protocolo limpieza residencias

Porqué confiar en LD Facility

En el momento de confiar en una empresa de servicios de limpieza para una residencia de ancianos, se deben tener en cuenta una serie de factores que marcarán la diferencia de calidad del servicio. Principalmente, nos referimos a la formación y el trato del personal de limpieza, y al uso de productos que no supongan un riesgo para la salud. 

El personal especializado que ponga en práctica los protocolos de limpieza en geriátricos necesitará estar formado para adaptarse a las diferentes circunstancias que pueden desarrollarse en este tipo de centros. Es vital que se cumpla estrictamente con los niveles de limpieza y desinfección, y para ello lo mejor es contar con un personal con vocación de servicio y capaz de desarrollar soluciones innovadoras para cada circunstancia. 

Para encontrar estos requisitos lo mejor es confiar en una empresa con más de 70 años de experiencia en el sector. En LD Facility contamos con el personal mejor cualificado y trabajamos para que nuestros equipos reciban formación especializada constante. Esto, junto al uso de productos químicos eco-friendly, además de equipamientos medioambientales sostenibles, hacen que podamos ofrecer siempre el mejor servicio. 

Si estás buscando una empresa de servicios de limpieza en residencias, contacta con nosotros. Estudiaremos tu caso y haremos de tu espacio un lugar completamente seguro y saludable.

Solicita más información sobre nuestros servicios